¡Inmortalidad para todos! Quiénes fueron los cosmistas rusos

POR CAJA NEGRA

12 octubre, 2021

Compartir

“¡Inmortalidad para todos!”, “¡Nuestra tarea es la resurrección de los muertos!”, “¡La sociedad comunista debe ser también interplanetaria!”. Aquí tenemos algunas consignas que sintetizan el programa de acción que nucleó a fines del siglo XIX y principios del siglo XX a un movimiento heterogéneo integrado por anarquistas radicales, activistas revolucionarios, poetas afines a lo oculto, filósofos, novelistas utópicos, científicos y pioneros de la astronáutica. Se trataba de un círculo de autores rusos para los que todos males como la desigualdad, la injusticia y el sufrimiento, tenían su raíz en un problema mayor: la muerte, un lujo innecesario que se podría evitar mediante el mejoramiento tecnológico de la naturaleza. Según los principios cosmistas, los seres humanos debían dejar atrás sus diferencias y organizar sus esfuerzos detrás de este objetivo común, al que seguiría uno no menos ambicioso: la interplanetariedad. Una vez superados los límites temporales de la vida, estaríamos listos para romper nuestras ataduras espaciales y diseminar la revolución por todo el universo.

En este apartado, una breve introducción sobre lo que se conoce de sus vidas, sus obras y pensamiento.

Por orden alfabético de apellidos:

 

ALEXANDR FIÓDOROVICH AGUIENKO 

(CONOCIDO COMO SVYATOGOR) (1889-1937) 

Fue un poeta anarcofuturista y fundador del movimiento biocosmista. Su padre fue un sacerdote que vivía en la gobernación de Járkov. Ya en 1909 Svyatogor expresaba sus ideas futuristas en el conocido Vekhi, una antología de siete ensayos escritos por colaboradores seleccionados por Piotr Struve. Influenciado por la obra filosófica de Fiódorov, alrededor de 1913 Svyatogor comenzó a investigar el tema de la inmortalidad y la resurrección de los muertos. Fundó el Grupo de los Verticalistas en 1914. En Ucrania promulgó sus principios sobre el “vulcanismo”, un antecedente del biocosmismo que proclamaba la abolición de la muerte y el dominio del universo, bajo eslóganes como “¡Revaluación de todos los valores!” y “¡Abajo Kant!”. Luego de la Revolución de Febrero, Svyatogor se mudó a Moscú donde se hizo amigo del actor anarquista Mámont Víktorovich Dalski. Pasaba su tiempo expropiando “propiedades burguesas” hasta que los bolcheviques lo nombraron comandante de la Guardia Negra, que más tarde tendría un rol importante en los acontecimientos de octubre de 1917 tanto en Petrogrado como en Moscú. En la primavera de 1918 se unió al grupo de anarquistas futuristas que publicaban el periódico Anarquía. Volvió a Ucrania por un breve periodo durante el cual peleó contra la ocupación alemana y austríaca. Al regresar a Moscú, Svyatogor escribió para la prensa bolchevique y trabajó para el Comisariado del Pueblo. Además se involucró con la Sección Pan-Rusa de los Anarquistas Universalistas, liderada por Abba Gordin. En diciembre de 1920, Svyatogor cofundó el grupo anarquista de biocosmistas con el poeta Alexander Borísovich Yaroslavski. Profundamente influenciado por las obras de Fiódorov y Tsiolkovski, los biocosmistas proclamaban la superación de las limitaciones del tiempo y espacio bajo el eslogan “Inmortalidad e interplanetarismo”. Buscando disociarse a sí mismos de los “epígonos del anarquismo antiguo” para formar una nueva “dictadura del proletariado”, los biocosmistas-inmortalistas se alejaron de los anarquistas-universalistas con la publicación de su Manifiesto en 1921. Para organizar las actividades del nuevo grupo, Svyatogor fundó el club Creatorium de Biocosmistas, más tarde renombrado Creatorium de Anarquistas-Biocosmistas Rusos y de Moscú. Editó la revista bimestral Biocosmist en Moscú, mientras Yaroslavski editó la publicación Immortality en Petrogrado. En Járkov, Pskov, Kíev, Omsk e Irkutsk se estaban formando grupos de biocosmistas-inmortalistas que entre sus miembros contaban con figuras como los poetas Grozin, Anist, Ivanicki, Degtariov, Gueigo-Uran y Lidin. Para 1922 ya habían organizado cuarenta y cinco encuentros de lectura de poesía y debates en Petrogrado. En 1923, el “grupo del norte” de biocosmistas oriundos de Petrogrado, dirigido por Yaroslavski, se separó del Creatorium. Organizaban encuentros de lectura al caer la noche donde conversaban sobre regeneración, eugenesia, rejuvenecimiento y anabiosis, hasta que la revista Immortality fue clausurada por las autoridades bajo cargos de pornografía. Al alejarse de la organización, Svyatogor llevó el programa biocosmista a la Iglesia del Trabajo Libre, organizada por el reverendo Ioannikiy Smirnov. Se separó de ella en 1923 y se unió al Consejo Central de la Liga de Militantes Sin Dios. Comenzó a publicar artículos antirreligiosos y folletos para la revista Antireligioznik. Su último artículo, publicado en 1936, se titulaba “Misionarios: agentes del imperialismo”. El 25 de junio de 1937 Svyatogor fue arrestado como miembro de un “sospechoso grupo antisoviético”. El 4 de noviembre de 1937 fue sentenciado a ocho años de detención en un campo de trabajos forzados y no hubo más rastros de su historia.

ALEXANDER ALEXÁNDROVICH BOGDÁNOV 

Fue un filósofo soviético, activista revolucionario, escritor, físico y economista. Estudió medicina en Járkov, y también matemática, física, química y biología en el Departamento de Ciencias Naturales de la Universidad de Moscú. En 1894, fue arrestado en la protesta estudiantil por la Ojrana (la policía política) por lo que debió exiliarse en Tula, donde vivió con el padre de Vladímir Bazárov. Con él publicó una nueva traducción en tres volúmenes de El capital de Karl Marx. Al mismo tiempo escribía de manera independiente artículos sobre economía política y filosofía natural bajo varios seudónimos. Acabó adoptando el apellido de su suegro, “Bogdánov”, bajo el cual publicó la primera novela utópica socialista, Estrella Roja, en 1908. Fue uno de los líderes del partido bolchevique y tenía una feroz rivalidad con Lenin, quien publicó Materialism and Empirio-Criticism en 1909 que se contraponía al tratado de Bogdánov sobre empiriomonismo. Lenin acusó a Bogdánov de idealismo filosófico y lo derrotó en una conferencia en París organizada por la revista Proletary en 1909. Luego de su expulsión del partido, Bogdánov formó la organización política Vperiod junto con su cuñado Anatoli Lunacharski y Maxim Gorki en Capri. Abrieron escuelas políticas partidarias en la isla de Capri en 1909 y en Bolonia en 1911, entrenando a trabajadores fabriles para desarrollar la cultura proletaria. Luego de la Revolución de 1917, Bogdánov se desempeñó como director de la Academia Socialista (más tarde Comunista) de Ciencias y dio clases de Economía en la Universidad de Moscú. En 1918, cofundó la Organización Proletaria Cultural y Educativa (Proletkult) y se destacó como su principal teórico. En diciembre de 1920, la revista Pravda denunció a la Proletkult por ser una organización “pequeñoburguesa”, lo cual llevó a Bogdánov a retirarse y eventualmente el movimiento se disolvió. De 1913 a 1922, Bogdánov trabajó en su obra de tres volúmenes: Tektology: Universal Organization Science [Tectología: ciencia de la organización universal], considerado ampliamente como un antecedente de los sistemas de análisis y la teoría cibernética. Bogdánov fundó el primer Instituto de Hematología y Transfusión de Sangre del mundo en 1926, donde practicó el “rejuvenecimiento” por medio de transfusiones con sus estudiantes más jóvenes. Para octubre de 1927, el instituto había llevado adelante exitosamente 213 transfusiones con 158 pacientes, y muchos centros de transfusión abrieron a lo largo de toda la Unión Soviética. Bogdánov murió al año siguiente al donar su sangre para salvar a un alumno que sufría de una enfermedad sanguínea. Su cerebro fue trasladado al Instituto del Cerebro de Moscú para su preservación e investigación.

ALEXANDER LEONIDOVICH CHIZHEVSKI (1897-1964) 

Fue un científico soviético, biofísico, poeta y pintor, fundador de la heliobiología. Su padre era un general militar con formación académica proveniente de una familia de la nobleza. Chizhevski fue criado por su abuela que le enseñó varios idiomas y dibujo, una carrera en la que se interesó por algún tiempo tomando cursos con uno de los estudiantes de Degas en la Academia de Bellas Artes de París. Pasó su infancia viajando por Italia y Francia, antes de que su familia se mudara a Kaluga en 1913. Habiendo aprendido sobre las civilizaciones antiguas de Grecia y Egipto durante sus viajes a través de Europa, Chizhevski cultivó una temprana fascinación por el Sol y estudió él solo los principios de la astrología. A los 17 años visitó a Tsiolkovski en su casa de Kaluga. Este primer encuentro marcó el comienzo de una larga amistad y colaboración entre los dos científicos. Luego de estudiar en el Instituto Comercial y Arqueológico de Moscú, Chizhevski defendió su tesis de doctorado “Sobre la periodicidad del proceso histórico-mundial” en los departamentos de Historia y Filología de la universidad. En esta investigación preliminar, publicada bajo el título Physical Factors of the Historical Process [Factores físicos del proceso histórico] (1927), Chizhevski probó el efecto de la actividad solar sobre fenómenos de escala global como las catástrofes naturales, las epidemias, las crisis socioeconómicas y las revueltas políticas. En 1921 comenzó a dar clases en el Instituto Arqueológico de Moscú. Desde 1918 investigó la terapia de la ionización del aire en su casa en Kaluga, lo cual más tarde lo llevó a realizar experimentos en animales mientras trabajaba en el zoológico-laboratorio de Vladímir Dúrov, entre 1924 y 1931. Chizhevski participó activamente en los círculos intelectuales de Moscú que frecuentaban Gorki, Lunacharski, Maiakovski y muchos otros. Sus teorías biocósmicas ganaron reconocimiento a medida que sus textos se traducían a otros idiomas y se leían en comunidades científicas internacionales. En 1939, Chizhevski fue invitado a presidir el Primer Congreso Internacional de Biofísica en Nueva York. Dos años más tarde, sin embargo, se descubrió que su explicación de las revoluciones contradecía la ideología comunista, y fue sentenciado a ocho años de trabajo forzado en un campo de los Urales del Sur. Durante su detención y su posterior rehabilitación en Kazajistán, se le permitió continuar con su investigación sobre la terapia de ionización del aire. Una vez que regresó a Moscú, trabajó en un laboratorio de ionización del aire hasta su muerte en 1964.

NIKOLÁI FIÓDOROVICH FIÓDOROV (1829-1903) 

Fue un filósofo cristiano ortodoxo, cosmista ruso y libertario. Nació como hijo ilegítimo del Príncipe Pável Ivánovich Gagarin de la dinastía Riúrik y de una mujer de la nobleza de bajo rango. Luego de trabajar como ayudante de laboratorio en el prestigioso Liceo Richelieu en Odessa, Fiódorov enseñó historia y geografía en muchas escuelas provincianas de la parte occidental de Rusia entre 1854 y 1868. Después se mudó a Moscú, donde se desempeñó como asistente en la Biblioteca Chertkov para más tarde conseguir un puesto fijo en la biblioteca del Museo Rumiántsev. Allí comenzó a dar charlas filosóficas a las que asistía la intelligentsia de Moscú, incluidos Lev Tolstói, Vladímir Soloviov, Afanasi Fet y Valeri Briúsov. Tras jubilarse, Fiódorov trabajó en la biblioteca del Archivo de Moscú en el Ministerio de Asuntos Exteriores. Como cristiano ferviente que era, despreciaba el dinero y vivía en habitaciones pequeñas y despojadas, comía poco y apenas dormía. Durante su vida, rara vez publicó, y cuando lo hizo fue anónimamente o bajo seudónimo. Sus escritos inspiraron al teólogo Serguéi Bulgákov y al filósofo Nikolái Berdiáiev. The Philosophy of the Common Task [La filosofía de la tarea común], la mayor obra de Fiódorov, en dos volúmenes, fue publicada luego de su muerte, en 1906, por su amigo el juez Nikolái Peterson y el filósofo Vladímir Kozhevnikov. En 1920 y 1930, la filosofía de Fiódorov dio lugar a un pequeño grupo de discípulos entre los que estaban Maxim Gorki, Andréi Platónov y Borís Pasternak. Las contribuciones de Fiódorov a la filosofía rusa ganaron renovada atención durante la década del setenta y del ochenta.

 

VALERIÁN NIKOLÁIEVICH MURAVIOV (1885-1932) 

Fue un filósofo, político, diplomático, editor y cosmista. Su padre fue un distinguido abogado que trabajó como ministro de Justicia desde 1894 hasta 1905 y más tarde como embajador en Roma. Muraviov creció en Inglaterra y se graduó en 1905 del Liceo Imperial Alexander de San Petersburgo. Luego estudió Derecho y Economía en la Escuela de Ciencias Políticas y Sociales en París. A partir de 1907, trabajó como secretario de misiones diplomáticas en la capital francesa, La Haya y Belgrado. En París, Muraviov ingresó en los círculos masónicos y ocultistas, donde aprendió de las religiones de Oriente y los Efesios. Durante la Primera Guerra Mundial, Muraviov fue director del Departamento de los Balcanes en el Ministerio Ruso de Asuntos Internacionales. Después de la Revolución de Febrero, se convirtió en jefe del Comité Político del Ministerio de Asuntos Internacionales del Gobierno Provisional. A partir de 1912 comenzó a publicar artículos que apoyaban al Partido Democrático Constitucional, cofundado por quien representaba al mayor crítico de los bolcheviques: Piotr Struve. En un comienzo, Muraviov se opuso a la Revolución de Octubre y se posicionó en contra de los acuerdos de paz de Brest Litovsk. En 1918 contribuyó a la famosa antología de ensayos críticos de Piotr Struve, De Profundis, que tras su publicación fue censurada. Aunque era crítico de los bolcheviques, Muraviov también rechazaba la democracia parlamentaria y confiaba en la habilidad de la Tercera Internacional para crear un poderoso orden mundial. En ese entonces, Muraviov además estaba involucrado en círculos filosóficos como el de Nikolái Berdiáiev, llamado Academia Libre de Cultura Espiritual. Se hizo amigo de Trotski, quien le recomendó apuntarse como jefe del Departamento de Información y Derecho Económico de la Comisaría del Pueblo de Asuntos Exteriores a inicios de 1920. Sin embargo, en febrero de ese año, Muraviov fue arrestado por su anterior participación en la organización antibolchevique Centro Nacional y fue sentenciado a muerte por el Supremo Tribunal Revolucionario. Gracias a la intervención de Trotski, fue liberado dos años más tarde, en 1922. Comenzó a trabajar como traductor en la Comisaría del Pueblo de Asuntos Exteriores y se desempeñó como empleado de la Biblioteca del Consejo Nacional de Economía, así como también formó parte de la Inspección de Trabajadores y Campesinos. Finalmente, obtuvo el cargo de secretario científico del Instituto Central del Trabajo (ICT) dirigido por el poeta proletario Alekséi Gástev. Publicó reseñas y traducciones de escritos extranjeros sobre ciencia ocupacional y organización del trabajo en la revista del ICT. Su obra filosófica más importante, Mastery of Time as the Primary Task of Work Organization [Dominio del tiempo como principal tarea para la organización del trabajo], publicada en 1924, estuvo fuertemente inspirada por las ideas de Fiódorov. En 1929, Muraviov fue arrestado por “agitación antisoviética” y sentenciado a tres años en un campo de trabajos forzados, probablemente debido a sus vínculos con Trotski, que luego debió exiliarse. De acuerdo con diversas fuentes, Muraviov murió en un campo de trabajos forzados en las Islas Solovetsky entre 1930 y 1931 o de fiebre tifoidea en 1932 exiliado en Narym, Siberia.

KONSTANTÍN EDUÁRDOVICH TSIOLKOVSKI (1857-1935) 

Fue un científico espacial, pionero de la astronáutica, una de las principales figuras del cosmismo ruso, y fundador del programa espacial soviético. Sordo desde los 10 años, Tsiolkovski fue un científico solitario y en gran parte autodidacta. A los 16, fue enviado a Moscú, donde pasaba la mayor parte del tiempo estudiando en bibliotecas. En la Biblioteca Chertkov conoció a Nikolái Fiódorov quien trabajaba allí como asistente. Impulsado por la “filosofía de la tarea común” de Fiódorov, Tsiolkovski apuntó su investigación científica a conseguir la inmortalidad, la colonización del espacio y viajes espaciales gratis para todos. Tiempo después se mudó a Kaluga, donde permaneció por el resto de sus días. Además de enseñar aritmética, geometría y física en la escuela local, vivió una vida ascética dedicada a la experimentación científica. Era miembro de la Academia de Ciencias, que le otorgó su primera beca en 1899 para realizar experimentos sobre aerodinámica. En las décadas de 1880 y 1890 ya estaba diseñando aeronaves, cohetes multietapa con propulsores líquidos, estaciones y naves espaciales. Para popularizar sus inventos, Tsiolkovski escribió novelas fantásticas como On the Moon [En la luna] (1893), Dreams on Earth and Heaven [Sueños de Tierra y Cielo] (1895) y Outside Earth [Fuera de la Tierra] (1928). En The Will of the Universe: The Unknown Intelligence [La voluntad del universo. La inteligencia desconocida] (1928), proponía un entendimiento panfísico del cosmos a la vez que afirmaba que la humanidad colonizaría la galaxia en el futuro. Recibió la condecoración Orden de la Bandera Roja del Trabajo en 1932 con motivo de su cumpleaños número 75. Murió en Kaluga, donde lleva su nombre el Museo Estatal de Historia de la Cosmonáutica, abierto en 1967.