ARGENTINA BEAT

DERIVAS LITERARIAS DE LOS GRUPOS OPIUM Y SUNDA

FEDERICO BAREA (COMP.)

COLECCIÓN: NUMANCIA
PRÓLOGO: RAFAEL CIPPOLINI
ISBN: 978-987-1622-48-1
PÁGINAS: 304
AÑO: 2016

MATERIALES PARA DESCARGAR

PORTADA
FRAGMENTO

$1,300

«Nos conocimos en revistas, en bares, en confusas reuniones a las tres de la mañana. Nos conocimos orinando en baños donde leímos que Perón o Tarzán nos salvarían; nos miramos a los ojos y sonreímos: ninguno quería ser salvado.» Revista Opium, número 1, octubre de 1963.

Contemporáneos al delirio del Grupo Pánico de París y al charme neovanguardista del Grupo Fluxus, en el contexto de oasis creativo propiciado por el gobierno de Illia brilló en Buenos Aires un clan de poetas que sintonizó como ningún otro con aquello que las publicaciones de la época denominaron el Swinging Pampa o la Buenos Aires Beat. Fueron retratados en la película de culto Tiro de gracia, con banda de sonido de Manal, y a todos ellos se refería Miguel Grinberg cuando aseveró: “¡Existen los beatniks argentinos!”.

Su escritura se acerca a la de Kerouac, Ginsberg o Corso: su sintaxis es ritmo, pulso, respiración agitada, improvisación, jazz y rock incipiente, coordenadas estéticas que reciben en la denominada Manzana Loca su modulación porteña. En ese pequeño archipiélago urbano que tuvo como epicentros al bar El Moderno, el Instituto Di Tella y la Facultad de Filosofía y Letras, los escritores que integran los grupos opium y sunda dieron forma a una literatura de la evasión, de la intensidad y del inconformismo que actualizaba algunas fórmulas clásicas de las vanguardias estéticas: vivir para escribir, escribir para conspirar y huir. Literatura confesional, escrita por amigos y para amigos, repleta de contraseñas, anfetaminas y humo de marihuana, con la doble misión de celebrar una épica de la vida cotidiana y atentar con tenacidad contra la posibilidad de una carrera literaria.

Marginados del canon, confinados a circular exclusivamente entre entendidos o buscadores de tesoros, dueños de biografías tan secretas como oscilantes, este volumen recupera cincuenta años después los textos con los que Mariani, Ruy Rodríguez, Néstor Sánchez, Marcelo Fox, Poni Micharvegas, Gianni Siccardi, Diana Machiavello, entre otros, dieron forma a una red literaria que se mantendría subterránea y pseudoclandestina hasta la actualidad por su potencia de inasimilación.

(Buenos Aires, 1982) Como investigador realizó la bibliografía Todo Córtazar (2014) junto con Lucio Aquilanti. Compiló para la editorial La Comarca ensayos, cuentos y las experiencias como tallerista de Néstor Sánchez en Ojo de Rapiña (2014), Solos de Remington (2015), Taller de Escritura Poemática (2017), respectivamente. También reunió poemas de Reynaldo Mariani, Jorge Quiroga y Julio Huasi en la editorial del Instituto Lucchelli Bonadeo y las prosas de Ruy Rodríguez y Reynaldo Mariani para la misma editorial. En 2016 editó en Caja Negra la antología de poetas y narradores Argentina Beat. Como traductor publicó, con Marco Lera, Estrategias de lo bello (2017) de Mario Perniola. Junto a María Negroni tradujo Hotel Insomnio de Charles Simic (2017), Trece maneras de mirar a un mirlo de Wallace Stevens (2018), Navidad y otros poemas de Erri de Luca (2019). Además, compilaron la poesía completa de H. A. Murena en Una corteza de paraíso (2019).